13 enero 2007

Definiendo el Riesgo

Los mercados financieros aumentan cada día de una manera asombrosa en su grado de sofisticación y eficiencia operativa.

Una de sus principales funciones, además de la intermediación financiera es el de la transferencia de riesgos, función que cumplen entre otros, por medio de los instrumentos derivados. Todo ello contribuye a la gerencia y a la adecuada transferencia del riesgo entre los agentes económicos. Sin embargo, sin una adecuada definición de la categoría riesgo, el uso de estos instrumentos puede resultar aún más peligroso.

Es común encontrar en la literatura financiera que el riesgo(1) consiste en la probabilidad de sufrir una pérdida. El problema es que la noción de probabilidades objetivas en el mundo real, no existe, pues es imposible determinar el conjunto de posibles eventos.

Cuando nos encontramos en un juego de dados, podemos emplear las técnicas de las probabilidades objetivas, pues el conjunto de posibilidades está perfectamente definido y es el de sus seis números. Pero en la vida real, nadie imaginó, dentro del conjunto de posibilidades, el ataque terrorista del 11 de Septiembre en los Estados Unidos. Si dependemos de la objetividad de las estadísticas, entonces simplemente estamos liquidados como negociantes.

Los efectos perniciosos de una definición del riesgo basado solamente en matemáticas objetiva, se agrava en la medida que ignoramos ó no nos preocupamos en establecer las relaciones de causa y efecto entre categorías como: volatilidad, factor sorpresa, incertidumbre y peligro, entre otros. Las preguntas que deseamos contestar en forma clara y distinta son las siguientes: ¿qué es lo que produce ó cuál es la causa del riesgo? y ¿cómo las categorías anteriores están relacionadas con el riesgo?

Podemos iniciar nuestra investigación analizando las causas cuando sufrimos una pérdida en una inversión. Cuando eso ocurre argumentamos que las condiciones del mercado eran muy difíciles. Y en este caso generalmente nos referimos a la presencia de la volatilidad(2).

Pero ¿qué causa la volatilidad? Si observamos con cuidado, es frecuente que a un cierto nivel de volatilidad, que siempre existe según lo muestra el índice VIX(3) , pueda repentinamente, adicionarse más volatilidad por la ocurrencia de una sorpresa, tanto positiva ó negativa. Así vemos que lo que causa una mayor volatilidad son las sorpresas y la volatilidad en sí por la posibilidad de que ocurran las sorpresas. A su vez, el factor sorpresa está presente, siempre que nos encontremos en una situación de incertidumbre. En ambientes perfectamente controlados, no hay incertidumbre y por tanto no ocurrirán las sorpresas. La incertidumbre es la condición en donde no podemos saber de antemano que pueda suceder. Matemáticamente hablando, somos incapaces de definir claramente el conjunto de todas las posibilidades. Podemos definir ahora al peligro: como la condición bajo la cual existe la certeza de que vamos a sufrir un daño.

Según lo anterior, podemos ver claramente que el riesgo es causado por la incertidumbre. En ambientes controlados, no hay incertidumbre, no hay sorpresa, por lo tanto no hay riesgo.

Podemos representar las relaciones causa-efecto, según se muestra en la siguiente lámina:




Lámina 1 (4)
Las condiciones de incertidumbre son en definitiva las que generan el riesgo. Por su parte, el riesgo genera la volatilidad. La prueba de ello es que los instrumentos libres de riesgo son de poca ó ninguna volatilidad. Si además aparece una sorpresa debido a que nos encontramos en situación de riesgo, entonces, la volatilidad se hará sensiblemente mayor en función de la gravedad ó beneficio de la sorpresa.

Tanto el inversionista como el especulador, necesitan clarificar las verdaderas relaciones causa-efecto entre incertidumbre, riesgo y volatilidad, de modo de facilitar el proceso de toma de decisiones.

En la Lámina 1, dejamos de mostrar un lazo que une la volatilidad con la incertidumbre, queriendo significar que el tercer cuadro mostrado tiende a retro-alimentar al primer cuadro, lo cual da origen a diferentes disciplinas como “Reflexivity Theory(5)”, Teoría de Caos aplicada a las finanzas y otras ideas, de todo lo cual hablaremos en próximos artículos.

__________________________________
(1) Risk: a statistical measure of the tendency of a market or security to rise or fall sharply within a set- period.
(2) Volatilidad: Es una medida estadística de dispersión frente a una Media.
(3) VIX: índice de volatilidad del S&P 500.
(4): Lámina 1, tomado del curso “Teoría de Riesgo” del mismo autor del artículo.
(5): La palabra “reflexivity”, no tiene traducción al español. Lo más aproximado a esa palabra sería “retro-alimentación”.

1 comentario:

  1. Ricardo Boza16 enero, 2007

    Ciertamente no es posible conocer de antemano todo el posible riesgo asociado a una operación financiera, para el conservador lo que mas le debiera importar es reconocer que estas operaciones pueden salir mal, que dependiendo del resultado negativo o positivo de la inversión su modo de vivir puede cambiar.

    Con base a lo anterior, considero necesario que quien desee invertir conozca, intuya, maneje algún indicador de la magnitud del RIESGO que corre y de los cambios que esta operación puede traer a su modo de vida.

    ResponderEliminar

Busca en la Red

Búsqueda personalizada